Un nuevo modelo de seguridad llega a Lanús y Gran Buenos Aires

Como venimos diciendo en esta columna, el nuevo paradigma de supervisión y manejo de la seguridad se sostiene fuertemente en un nuevo tipo de fuerza policial: la policía de proximidad. Este modelo de control de la seguridad ha demostrado su eficacia en distintas partes del continente y también en Europa. En Brasil, por ejemplo, las UPP, que son unidades de policía de pacificación, se instalaban en las favelas, en ciudades como Río de Janeiro y San Pablo, y allí ejercían no solamente la supervisión que corresponde a una fuerza de seguridad sino tareas de asistencia comunitaria que sirvieran para dar a los habitantes de esas zonas la sensación de presencia estatal cuya falta es el motivo porque el que florece el delito en esos territorios.

La primera favela en la que se implementó esta modalidad de policía fue Santa Marta, donde, según datos del Instituto de Seguridad Pública hubo una reducción del 50% de los homicidios en los 38 barrios donde se instalaron las bases de UPP. Y en 17 de esos barrios se registraron incrementos de la actividad comercial, lo cual quiere decir que empezaron a integrarse al circuito mercantil legal que integra a los distintos tramos urbanos en una ciudad.

En Colombia están las CAI – Comando de Atención Inmediata, que se instalan en las zonas conflictivas y ejercen supervisión y asistencia comunitaria. La cercanía con el público, igual que en las UPP, es el punto clave de estas fuerzas de seguridad, ya que deben generar la confianza de los ciudadanos de zonas marginales para que estos puedan conducir sus vidas de formas acordes a los códigos de convivencia ciudadana sin los cuales es imposible tener una sociedad organizada y pacífica.

En Gran Buenos Aires este modelo, que está en constante construcción y perfeccionamiento, se encuentra representado por la Policía Local. Naturalmente, desde que empezó a operar esta fuerza de seguridad a la fecha se fueron revisando y corrigiendo muchos aspectos y es de esperar que sigamos mejorando en los próximos años. La tarea de consolidar una fuerza de seguridad a la altura de los problemas de Gran Buenos Aires, más aún luego de años y años de descuido, no es fácil. No obstante, podemos empezar a ver los primeros resultados de estos esfuerzos.

Este año, en Lanús, formamos a 500 agentes nuevos de la Policía Local. El nuestro fue el cupo más grande de la Provincia de Buenos Aires, con 550 inscriptos al curso de formación que extendimos de 4 a 9 meses para una capacitación más desarrollada de nuestros efectivos. Y no solo eso, sino que además Lanús registró el mejor promedio de toda la Provincia. Estos nuevos agentes van a mejorar notablemente la prevención y el control del delito en uno de los municipios más golpeados por la inseguridad.

Pero no podemos, ni vamos a permitir, detenernos aquí. Este año que finaliza fue difícil, hemos mejorado pero aún queda mucho por hacer. Vamos a redoblar los esfuerzos, de modo tal que en diciembre del año que viene podamos celebrar logros mayores. Como siempre, se trata de seguir creciendo. De valorar lo que pudimos hacer y de motivarnos para hacer mucho más.

Diego Kravetz located at , Buenos Aires, Buenos Aires . Reviewed by 54 customers rated: 1 / 5