Proyecto de Ley: Trapitos

TRAPITOS en Estadios de Fútbol.-

 

Proyecto de Ley.-

1. Prohíbase la actividad conocida como “cuidacoches y trapitos” en todos los Estadios de fútbol de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dicha prohibición quedará delimitada a veinticinco (25) cuadras a la redonda de cada Estadio de la siguiente manera:

 

Estadios C.A.B.A

 

a. Club Atlético Boca Juniors:

Categoría: Primera A

Estadio Alberto J. Armando

Dirección: Brandsen 805

Radio comprendido por la prohibición: entre Au. 9 de Julio, Au 25 de Mayo, Au Buenos Aires – la Plata y el Río.

 

b.- Club Ferrocarril Oeste

Categoría: Primera B Nacional

Estadio Arquitecto Ricardo Etcheverri

Dirección: Av. Avellaneda 1240

Radio comprendido por la prohibición: entre Au. 25 de Mayo, avenida Nazca y su continuación (A.v San Pedrito), avenida Juan B. Justo,  Avenida San Martin y su Continuación (Av. Díaz Vélez) y avenida Castro Barros.-

 

c.- Club Atlético Argentinos Juniors

Categoría: Primera B Nacional

Estadio Diego Armando Maradona

Dirección: Gavilán 2151

Radio comprendido por la prohibición: Av. Lope

de Vega (marcada en azul en el mapa), Av. Gaona y su

continuación (Av. Angel Gallardo), Av. Forest y Av. Beiro.-

d.- Club Atlético San Lorenzo de Almagro

Categoría: Primera A Nacional

Estadio Pedro Bidegain

Dirección: Av. Perito Moreno y Varela

Radio comprendido por la prohibición: Au. Presidente H. Cámpora, La Au. 25 de Mayo, el Riachuelo y la Av. Saenz (incluida).

 

e.- Atlanta

Categoría: Primera B Nacional

Estadio Don León Kolbovsky

Dirección: Humboldt 374

Radio comprendido por la prohibición: Av. San Martín y su continuación (Av. Díaz Vélez), Av. Beiro y su continuación (Av. Los Incas), el corredor Av. Cabildo Viaducto Carranza y Av. Santa Fé y la Av. Medrano.-

 

f.- Club Atlético Nueva Chicago

Categoría: Primera B Nacional

Estadio República de Mataderos

Dirección: Justo Suárez 6900

Radio Comprendido por la prohibición: en el triángulo formado por Au. Gral Paz, Au. Luis Dellepiane y Au. Perito Moreno.

 

g.- Club Atlético Huracán

Categoría: Primera B Nacional

Estadio Tomás Adolfo Ducó

Dirección: Av. Amancio Alcorta 2570

Radio Comprendido por la prohibición: Av. Saenz (incluida), Au. 25 de Mayo, la Au. 9 de Julio y el Riachuelo.

 

h.- Club Atlético Vélez Sarfield

Categoría: Primera A Nacional

Estadio José Amalfitani

Dirección: Av. Juan B. Justo 9200

Radio Comprendido por la prohibición: Au. Gral Paz, Av. Beiro, la Au. Perito Moreno, la Av. Segurola y Av. Rivadavia.

 

i.- Club Atlético River Plate

Categoría: Primera A Nacional

Estadio Monumental Antonio Vespusio Liberti

Dirección Av. Figueroa Alcorta 7597

Radio Comprendido por la prohibición: Au. Gral. Paz, Int. Cantilo, y las Calles Melian, Av. Monroe, Superi Av. Los Incas, Av. Luís María Campos y Olleros.- (Marcadas de Azul en el mapa).

 

j.- Club Atlético All Boys

Categoría: Primera B Nacional

Estadio Islas Malvinas

Dirección: Av. Álvarez Jonte 4180

Radio Comprendido por la prohibición: entre Irigoyen, Av. Beiro (incluida), Av. Nazca y Av. Gaona.-

 

k.- Barracas Central

Categoría: Primera B Metropolitana

Estadio Claudio Tapia

Dirección: Luna 1211

Radio comprendido por la prohibición: Au. 25 de Mayo, Au. 9 de Julio, el Riachuelo y la unión entre la Au. 25 de Mayo y el Riachuelo. Ésta unión  (marcada en azul en el mapa) está formada por Av. La plata, Av. Gral Fernández de la Cruz, Av. Del Barco Centenera y la Av. Sáenz (incluida).

 

l.- Excursionistas

Categoría: Primera C

Estadio de Excursionistas

Dirección: La pampa 1376

Radio comprendido por la prohibición: entre las Av. Crisólogo Larralde, El río, Av. Coronel Díaz y Av. Galván y su continuación (Av. Álvarez Thomas).-

 

m.- Sacachispas

Categoría: Primera C

Estadio Beto Larosa

Dirección: Calle Lacarra y José Barros Pazos

Radio comprendido por la prohibición: entre Au. Gral. Paz, Av. 27 de Febrero, Au. Luis Dellepiane y la Av. Varela y su continuación (Calle Varela).-

 

n.- Defensores de Belgrano

Categoría: Primera C

Estadio Juan Pasquele

Dirección: Av. Comodoro Rivadavia 1450

Radio Comprendido por Au. Gral. Paz, Au. Leopoldo Lugones, La Pampa y la unión entre Gral. Paz y La pampa. Formada por las Calles  Holmberg, Av. Congreso y

 

o.- Club Comunicaciones

Categoría: Primera B Metropolitana

Estadio Alfredo Ramos

Dirección: Tinogasta y Julio Cortaza

Radio comprendido por la prohibición: entre Au. Gral. Paz, Av. Juan B. Justo, Av. Albarellos, Av. De los Constituyentes, Av. Congreso, Av. Melian, Av. Monroe, Superi, Av. Los Incas y Av. Forest (marcado en azul en el

Para mayor precisión adjuntamos mapas respectivos de cada

uno de los Estadios comprendidos.-

2.- Dicha prohibición se materializará los días de partidos respectivos a la fecha según el fixture de la Asociación de Fútbol Argentino y en eventos masivos cuando no hay fecha AFA (recitales, muestras, eventos de concurrencia masiva).

 

3.- Modificase el artículo 79 del Código Contravencional de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el que quedará redactado de la siguiente manera:

“Artículo 79:- Quién ofrece de manera directa o indirecta el servicio de cuidacoches dentro del  perímetro de prohibición correspondiente a las venticinco cuadras a la redonda de los Estadios de fútbol, de acuerdo a lo especificado en el artículo 1 de la presente ley  será sancionado con 20 días de arresto o multa de cinco mil (5000 pesos) a veinte mil pesos (20.000 pesos).

Se duplicará la sanción para los organizadores o “jefes de la empresa criminal barrabrava”

 

FUNDAMENTOS:

 

El flagelo de la violencia en el fútbol se ha cobrado más de 250 vidas, la mayoría de ellas a manos de las empresas criminales barrabravas que se han sofisticado con el paso del tiempo.

La delincuencia barrabrava o aquellos delincuentes comunes que los días de partido se camuflan “detrás de la fiesta en las tribunas” y se creen dueños de los estadios de fútbol utilizan como fuente de financiación determinadas cuestiones relacionadas con el fútbol: la reventa de entradas, el merchandising, los “trapitos” o cuidacoches entre otros. Quienes manejan estos “negocios ilegales” son capaces de matar para conservarlos; muchos de estos “negocios” son posibles por la connivencia con autoridades políticas y policiales; otros son posibles porque un vacío legal les permite apropiarse de los recursos que generan a punta de pistola si es necesario. Quién combina la connivencia política  y policial y el vacío legal son  los cuidacoches o “trapitos” que se creen dueños de los Estadios de fútbol y quienes actúan organizadamente, cumpliendo órdenes y recaudando para los delincuentes barrabravas que ejercen la jefatura de esa empresa criminal.

Es por ello, que en marco de nuestro compromiso inclaudicable en contra de la violencia en el fútbol es que consideramos imprescindible legislar de manera firme sobre las empresas criminales barrabravas que manejan a los cuidadoches en las inmediaciones de los estadios, y lo hacemos porque creemos que cortar esta caja de financiamiento de los violentos es aportar desde la política a lograr el anhelo de erradicar a los delincuentes barrabravas  de los estadios y de las calles y lograr que el fútbol, como el deporte tan caro a nuestro sentimiento nacional que es, realmente sea un espacio de familia, de futuro y de paz y no batallas campales comandadas por mercenarios que no aman a su club, sólo quieren los negocios que los clubes generan.

Creemos que es desde la política desde donde se transforma la realidad, y es por ello que hemos asumido este compromiso.

Por último, pretendemos que los fiscales tengan herramientas para trabajan en el momento, sin necesidad de revictimizar a la víctima y apelamos a su conducción en la investigación para no sólo arrestar a los cuidacoches que estén cometiendo la contravención, si no para controlar a las fuerzas de seguridad para que realicen el trabajo investigativo de manera que tengamos resultados concretos y podamos detectar también a las manzanas podridas dentro de las fuerzas de seguridad que permiten que estos negocios ilegales proliferen y que impiden que podamos construir la seguridad que tanto requieren los vecinos de la ciudad.

El massismo quiere prohibir a los “trapitos” durante los partidos de fútbol y recitales – lancion.com

prohibición trapitos

El Frente Renovador presentó un proyecto en la Legislatura porteña para que no pueda haber cuidacoches en las inmediaciones de los estadios durante partidos de fútbol y espectáculos musicales.

Días atrás, las autoridades de la Legislatura porteña presentaron, en conjunto con los presidentes de los principales clubes de fútbol, una iniciativa para terminar con la reventa de entradas en el fútbol argentino, uno de los principales ingresos de las barrabravas. Sin embargo, existe otra “caja” de las barras sobre la que no se avanzó, pese a múltiples iniciativas: los “trapitos”. Continuar leyendo “El massismo quiere prohibir a los “trapitos” durante los partidos de fútbol y recitales – lancion.com”

Otra vez el cuento de los valores villeros

proyecto valores cilleros la campera - Diego Kravetz

El miércoles de esta semana se dio media sanción al proyecto de ley de La Cámpora que haría -en caso de aprobarse en la Cámara de Senadores- del 7 de octubre, aniversario del nacimiento del padre Carlos Mugica, “el día de los valores villeros”. Como dije en su momento, cuando se anunció públicamente la iniciativa, se trata de una maniobra demagógica que naturaliza un problema grave, que es el de la exclusión social y las condiciones precarias de vida de una gran parte de la población. La Cámara de Diputados le dio el visto bueno a este mamarracho, a altas horas de la noche, en una jornada en la que fueron tratados más de cincuenta proyectos, con la abstención y ausencia de muchos diputados.

Para no explayarme sobre las mismas ideas que en su momento me inspiró este proyecto así como en las disparatadas declaraciones de Víctor Hugo Morales de hace algunas semanas sobre los supuestos beneficios de vivir en una villa, para no volver a decir que es lamentable que se quieran hacer pasar los valores universales de la “solidaridad”, la “generosidad”, “el optimismo” y otros, como valores de clase, para no reiterar, en definitiva, lo que no debería hacer falta reiterar, lo que debería ser obvio hasta para el más obtuso, prefiero remitir al lector a las ediciones correspondientes de esta columna y enfocarme en otra hipótesis, que desborda este proyecto de ley puntual.Sería así: el kirchnerismo, que tiene fecha de caducidad, ahora está actuando exclusivamente para pasar a la posteridad.

Las reformas del Código Civil y el Código Penal van en la misma línea. Se trata de iniciativas que tendrán efectos en un mediano plazo, que incidirán sobre futuras gestiones y que no hacen más que garantizarles un lugar en los libros de historia a sus autores. Es decir, ahora que el kirchnerismo está procesando su tiempo de retirada tanto de la gestión ejecutiva como de su fuerza parlamentaria, intenta sacar lo que puede del poder, y eso es -en su imaginario absurdo- dejarle a la ciudadanía el recuerdo de que fueron ellos los que hicieron reformas a la ley después de mucho tiempo en que no se hacían (aunque esperaron a último momento y las sacaron a las apuradas), que fueron ellos los que reivindicaron a los marginados (a pesar de que sostienen sus condiciones de marginalidad y las exaltan como si se trataran de valores heroicos).

No sé cómo les va a ir con la reforma a los códigos, pero con esta iniciativa me queda claro que el panorama no es muy bueno. Para ser claro, “el día de los valores villeros” es una iniciativa destinada a la intrascendencia. O bien porque -como es mi más sincero deseo- el próximo gobierno trabajará para que no haya más exclusión que reivindicar, o bien porque la situación se va a agravar tanto que estos gestos demagógicos no van a convencer ya a ningún incauto.

El problema de las villas es muy serio y da lástima ver que el Congreso le da vía libre a los delirios falaces de estos “nenes bien” que juegan a los héroes en el barro, pero que descansan muy bien en sus cómodas casas, que no son para nada “humildes” (léase, para nada “villeras”).

Resta ver si el Senado legitima este disparate o lo devuelve a Diputados. Cualquiera de las dos alternativas es más de lo que el proyecto merece. Pero yo, que sin ser villero me considero muy “optimista”, estoy convencido de que la mentira tiene patas cortas y que estos tipos no van a llegar muy lejos cuando se quieran llevar con ellos la posteridad que no se merecen.

 

Infobae.com
Link a la nota. También podes leerla desde mi blog.

Floresta: acusan a barras de All Boys de vender drogas bajo la fachada de un delivery de pizzas

denuncia all boys

La denuncia la presentaron los abogados massistas Diego Kravetz y Florencia Arietto, ex jefa de seguridad de Independiente, en representación de los vecinos. También apuntan a la complicidad policial.

Cansados por los hechos de inseguridad, vecinos de la comuna 10 de la Capital Federal denunciaron que hay una “zona liberada” para el accionar de barrabravas y otros delincuentes dedicados al robo y la venta de drogas. Continuar leyendo “Floresta: acusan a barras de All Boys de vender drogas bajo la fachada de un delivery de pizzas”

Luchar contra el delito, de una vez por todas

motochorro-opinion-diego-kravetz

El video que circuló esta semana del intento de robo por parte de un motochorro a un turista canadiense en el barrio de La Boca ilustra a la perfección muchas de las contradicciones que paralizan lamentablemente la lucha contra el delito. Tenemos la exhibición pública de un delincuente, capturado por la cámara in fraganti en el desarrollo de una acción criminal, un verdadero documento que prueba animosidad delictiva y que debería ser suficiente como para justificar la detención y conducir el proceso. El ladrón estaba armado e hizo varias amenazas a la víctima. Lo cruzó con una moto mientras éste transitaba en bicicleta por una bicisenda. Cuando el joven, que no comprendía la “solicitud” de su asaltante, se bajó del vehículo el ladrón lo empezó a seguir y lo arrinconó ordenándole nuevamente que le entregara su mochila. No hay que ser un abogado muy brillante para encontrar la figura delictiva en este caso.

La escena tiene algo de tragicómico. El turista, que no habla el idioma, repetía sin cesar “amigo, amigo”, como en un intento de calmar a su agresor, el cual se vio obligado a correrlo, con revólver en la mano y todo.

No obstante todo ello, el delincuente está suelto nuevamente. ¿Qué nos pasa? ¿Nos volvimos ya totalmente incapaces para proveer justicia que los casos más ostentosos quedan así de impunes?

En el Instituto Argentino Excelsior, del barrio de Caballito, los estudiantes sufren cada tres días intentos de robo y hechos de inseguridad. Anteayer trascendió el caso de un pibe que fue también interceptado por un motochorro que lo amenazó con un cuchillo para que le entregara el teléfono celular.

La indignación crece día a día entre los ciudadanos. Esto se dejó ver con mucha claridad con las declaraciones recientes del actor Ivo Cutzarida que generaron la adhesión de mucha gente en las redes sociales. El discurso de la indignación pide nada menos que la aplicación de la ley. Desde ese punto de vista las transgresiones cotidianas a nuestra sensación de seguridad que luego salen impunes están más o menos resguardadas en un mal ejercicio de la justicia.

Hay mucho de cierto en eso, pero también creo que el problema excede la mera aplicación de la ley. Casos como el del video ponen en jaque a los jueces ya que no hay un sistema de leyes que contemple la viabilidad probatoria de documentos como éste, producidos por los propios ciudadanos con las capacidades nuevas que nos da la tecnología. ¿Cómo puede ser que en una Ciudad en la que es muchísima la gente que tiene celulares con cámara, en una ciudad en la que casi todo puede ser grabado y transmitido a las mayorías, no estén mejor aceitados los mecanismos de sanción del delito? La ciudadanía misma es en este momento un potencial dispositivo de vigilancia y control y sin embargo se encuentra más desprotegida que nunca.

La inseguridad va mutando, como también van cambiando nuestras posibilidades materiales de combatirla. Necesitamos leyes que se correspondan con el estado actual de la situación.

Contrariamente a ese deseo, los que se desentienden de la gravedad del asunto proceden por medio de la naturalización de la violencia. Y no creamos que la indignación colectiva es un indicador del fracaso de esta estrategia. Funciona muy bien. Pregúntense si no, honestamente, ¿cuántos de ustedes, luego de ver el video del intento de asalto, creyeron con convicción que el delincuente sería procesado?

Nos estamos acostumbrando a nuestra situación de desamparo y cada vez nos identificamos más con nuestra propia indignación. Buenos Aires es cada vez más una ciudad sitiada por el delito. Se camina por sus calles con miedo al otro, al desconocido. Delincuentes, trapitos, limpiavidrios, son personajes que se han vuelto demasiado cotidianos y producen frustración y enojo en la mayoría de los ciudadanos.

Para ganar la lucha contra el delito hay que empezarla, verdaderamente. Con toda la honestidad que eso requiere, la de admitir que hemos dejado que años de marginalidad, resultado de pésimas administraciones públicas, se llevaran consigo la buena voluntad de muchos ciudadanos. Pero el orden no puede depender de la buena voluntad. Al orden hay que saber armarlo. Principalmente, envistiendo contra el delito en todas sus formas y con todas nuestras herramientas.

Por eso insistimos en la necesidad de que se declare la emergencia en seguridad en la Ciudad de Buenos Aires. Porque no queremos más desentendimiento oportunista de las autoridades. No queremos más discusiones estériles sobre si los medios de comunicación exageran o no exageran las cosas. Hablen con sus vecinos y pregúntenles, cuántas veces los robaron, o los agredieron física o verbalmente en la calle. Ahí están los números que indican cómo estamos perdiendo contra la desidia, la informalidad y la falta de orden. Y estamos perdiendo, sencillamente, porque no estamos luchando en serio.

 

Infobae.com
Lee la nota en el medio. También podes hacerlo en mi blog.
 
 
 

La película de Víctor Hugo

victor hugo morales opinion diego kravetz

Como si la invención de los valores villeros por parte de diputados de La Cámpora hace unos meses no fuese suficiente atropello a la razón, otro cambalache se avecinó desde el lado de la obsecuencia oficialista: Victor Hugo, periodista de reconocida trayectoria, cuya lucidez parece decrecer al mismo ritmo que la representatividad de este Gobierno, declaró recientemente ante los diarios que se vive mejor en las villas que en muchos lugares de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires.

Según él, el crecimiento de los asentamientos (cuyas condiciones infrahumanas de hábitat desmiente con el gastadísimo recurso de demonizar a los medios no oficialistas) es una expresión de que en la Ciudad de Buenos Aires hay cada vez más trabajo y, añade, considera una ventaja poder residir en zonas cercanas a los centros de actividad laboral más importantes, aún si esto implica vivir en una villa como la 31.

Para rematar, borrando todo vestigio de raciocinio, Victor Hugo se declara con autoridad para opinar sobre el tema por el sólo hecho de haber, según dice, padecido él la pobreza cuando niño. Con ese criterio está en condiciones de opinar sobre políticas públicas de seguridad cualquier persona que haya sido víctima del delito, cosa que enerva a este tipo de personajes, que son los primeros en decir que desde la experiencia personal no se pueden esgrimir valoraciones racionales sobre los problemas públicos.

Todo lo que dice Victor Hugo se cae por el peso de su obsecuencia, si añadimos a la discusión el elemento que él, deliberadamente o no (vaya uno ya a saber), omite: la informalidad. En primer lugar la informalidad de las villas como complejos habitacionales, donde está más que probada la condición de hacinamiento en la que viven sus habitantes, y que es indefendible desde la perspectiva de cualquier persona que sostenga la necesidad de igualar las condiciones de vida en todos los territorios de nuestro país.

En segundo lugar, corresponde también hablar de la informalidad en el mercado laboral, cuyo crecimiento Victor Hugo celebra y designa como el indicador de la viabilidad de las villas como alternativa habitacional. Todos los estudios sobre población en villas y asentamientos indican que la mayoría de sus habitantes trabajan informalmente, esto es, percibiendo salarios precarios y sin los resguardos fundamentales de cualquier situación de empleo normal (aportes, ART, etc.).

Nuevamente con la proclamada pretensión de desestigmatizar, las voces del kirchnerismo se atragantan con sus más visibles deudas para con la sociedad. ¿Qué tipo de desestigmatización de la pobreza pretende Victor Hugo al asegurar que vivir en una villa está bueno porque se está más cerca del trabajo o del cine Gaumont, al que según su delirio van sus habitantes a entretenerse?

No hacen falta este tipo de ridiculeces para recordarnos que los que viven en villas son personas. Todos estos ejercicios de demagogia como las declaraciones de Víctor Hugo o el día de los valores villeros de La Cámpora recuerdan al típico furcio del que discrimina pero dice que tiene amigos en la categoría discriminada (“no soy antisemita, tengo amigos judíos”, “no soy racista, tengo amigos negros”, etc.).

Mientras tanto, las villas siguen creciendo, al igual que la informalidad, tanto habitacional como laboral. Si esto le parece una simple mentira mediática a Víctor Hugo, queda muy claro que la película que él mira sólo la pasan en el Gaumont.

 

Infobae.com
Lee la nota en el medio. 

 

 

Declaración de emergencia en seguridad en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires

diego kravetz buenos aires

PROYECTO DE LEY

 

Articulo 1ro: Declárese la emergencia en materia de seguridad en ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Articulo 2do: Créase la Comité de crisis de seguridad pública de la Ciudad de Buenos Aires conformado por el Ministro de Seguridad de la Ciudad, el Jefe de la Policía Metropolitana, el Vicepresidente Primero de la Legislatura, el Fiscal general de la Ciudad, el Ministro de Seguridad Nacional o quien el/ella ministro designe al efecto y la Procuradora General de la Nación o quién ella designe, quienes serán invitados para conformar la misma.

Articulo 3ro: Instrúyase al Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires a destinar el cincuenta por ciento de los efectivos policiales metropolitanos a las comunas 7, 8 y 9 partir de la promulgación de la presente ley.

Articulo 4to: Fíjese el plazo de 30 días para que el Comité elabore un Plan Integral de seguridad para la Ciudad de Buenos Aires en las que se establecerán los compromisos asumidos por cada una de las jurisdicciones involucradas en temática.

FUNDAMENTOS

1.- Atento a los hechos de público conocimiento acaecidos en Lugano, y toda vez que quiénes tienen la responsabilidad de la seguridad en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires hace semanas se encuentran en una discusión dialéctica sin retorno con los ciudadanos como rehenes, es que consideramos declarar la emergencia en seguridad en la CABA.

2.- El Estado Nacional y la Jefatura de Gobierno de la Ciudad tienen jurisdicción compartida de acuerdo a lo establecido por el artículo 129 de la Constitución Nacional, ésta jurisdicción y su respectiva competencia en materia penal ha sido ratificada a través de la ley 2.257 de transferencia progresiva de competencias penales, dicha ley permite el traspaso ordenado de determinados delitos a la órbita de la ciudad.
Lo que intentaron hacer los legisladores, tanto nacionales como locales se ha convertido en un callejón sin salida, porque conviven en el territorio nacional superposición de competencias que permiten que los funcionarios nacionales le echen la culpa a los funcionarios locales y viceversa.
Asimismo tenemos una fuerza policial local (Policía Metropolitana) y fuerzas federales (Gendarmería, PFA, Prefectura, PSA) todas ellas como auxiliares de una justicia local y/o nacional. En este marco los dos signos políticos que tienen responsabilidad en la ciudad se echan culpas mutuas, mientras proliferan los narcos en las villas y se cobran la vida de inocentes.

3.- Ante esta situación de alarma es que solicitamos la declaración de emergencia, entendiendo la misma como el trabajo en conjunto del Ministro de Seguridad de la Ciudad y el Secretario de Seguridad de la Nación en forma inmediata, en una mesa de trabajo que resuelva la cuestión bajo apercibimiento de someter a los funcionarios a juicio político previa denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario.

Kravetz: “La Policía Metropolitana no está en los lugares calientes”

policia metropolitana

Diego Kravetz, el referente del massismo porteño explicó a Noticias Urbanas su proyecto para que la Ciudad se declare en emergencia en materia de seguridad. A su vez, analizó la discusión mediática del problema.

La polémica encendida por el actor Ivo Cutzarida sobre la inseguridad y cómo debe erradicarse esta problemática que inquieta a gran parte de nuestra sociedad sigue trayendo cola. Esta vez, fue el ex legislador Diego Kravetz quien se sumó al debate, tras haber presentado un proyecto para que la Ciudad declare la situación de emergencia en materia de seguridad. Continuar leyendo “Kravetz: “La Policía Metropolitana no está en los lugares calientes””

Nélida Sérpico y nuestras fantasías de justicia

Nelida Serpico Diego Kravetz

El relato policial es uno de los géneros de ficción que ha ganado más popularidad a lo largo de la historia con un gran caudal de novelas y cuentos primero, y películas y series de televisión después. Ya desde sus inicios la figura del detective amateur era recurrente. Se trata de un personaje que no tiene participación formal ni en la policía ni la justicia, lo que podríamos llamar un ciudadano común, que gracias a sus grandes capacidades de observación y deducción o a su perseverancia logra resolver los casos a los que la policía no logra dar respuesta. En este tipo de historias (Sherlock Holmes es, sin duda, el ejemplo más conocido y celebrado) las virtudes del detective amateur tienen como contrapunto la ineptitud policial: los policías siempre son representados como incapaces, faltos de atención o a veces lisa y llanamente negligentes. Se trata de ficciones, por supuesto, pero en las ficciones podemos encontrar las fantasías y ensoñaciones de una sociedad. La fantasía en este caso es la deun héroe que puede devolver el equilibrio en la lucha contra el crimen ante una policía y una justicia inoperantes.

¿Con qué fantaseamos los porteños cuando pensamos en el delito y la inseguridad? ¿Cómo nos relacionamos con los canales formales de la justicia?

Ciertamente hay un gran sentimiento de vacío respecto a la seguridad. Hace unos meses, los lamentables episodios de linchamientos a delincuentes por parte de ciudadanos nos pusieron a hablar sobre dónde debemos trazar los límites entre lo tolerable y lo intolerable. La posición de esta columna era la de entender el fenómeno como un síntoma de algo que no está funcionando bien.

Ayer por la tarde el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 sentenció a Facundo Caimo, integrante de la banda de narcos Los Quebrados del barrio Rivadavia (cercano a la villa 1-11-14) por el asesinato de Octavio Gómez, de 16 años.

Octavio fue asesinado en diciembre de 2005. Su madre, Nélida Sérpico, pasó los últimos ocho años deambulando el barrio, disfrazada para que no la reconozcan, mostrando a los vecinos un identikit del asesino confeccionado a partir del testimonio de otro joven que estaba con Gómez el día que lo balearon, y que salió con vida. Ni el testimonio de Patrick, el amigo, ni la denuncia de Sérpico tuvieron efecto en su momento.

El trabajo de inteligencia cuasi-detectivesco de Nélida Sérpico, que recuerda al caso de Susana Trimarco (la madre de Marita Verón, la joven tucumana secuestrada y obligada a prostituirse), finalmente logró dar con el asesino, quien fue interceptado por Gendarmería, luego de que la policía le pidiera a Sérpico que “llamara en otro momento” cuando se comunicó para indicar el paradero de Caimo.

No todo es informalidad en esta historia. La participación y el compromiso de la fiscal Mónica Cuñarro, del Ministerio Público Fiscal, fue decisiva.

De acuerdo con Cuñarro, una especialista en delito organizado y narcotráfico, el crimen se circunscribe a las disputas territoriales de los grupos narcos en el sur de la Ciudad de Buenos Aires. Un informe elevado por la fiscal sostiene que si bien los hechos ocurrieron hace varios años los patrones de conducta y el contexto a los que corresponden persisten en la actualidad. La precariedad habitacional es el factor fundamental en el que se enmarcan episodios como éste, según el documento.

El caso cobró cierta importancia en la prensa por su excepcionalidad y la figura de Nélida Sérpico fue tomada como “ejemplar”. No hay dudas de que lo que hizo esa mujer es admirable. Dejando eso de lado, es importante que su historia no pase a ser otra más de esas fantasías colectivas de las que hablamos al inicio de esta columna. Que lo admirable no nuble los hechos: los mecanismos formales de detección y castigo del delito están en jaque.

Cuando la Justicia sólo se mueve por la fuerza de los individuos, ya sea los que no tienen una participación institucional formal, como Sérpico, o los que sí la tienen, como Cuñarro, las cosas no están funcionando bien.

El anhelo de la justicia por mano propia, que en este caso tuvo su afortunado desenlace formal, no debe persistir. Contrariamente, lo que necesitamos es volver a llenar el vacío de protección que es en definitiva el vacío de Estado.

Infobae.com
Lee la nota en el medio. También podes hacerlo desde mi blog.